Sobre certificados y similares en la industria de la moda

210 views | Actualidad Marcas D2C

Los certificados no son más que una respuesta del mercado, o de la industria, a su propia complejidad. Dicho de otra forma, los certificados son una forma de atender ciertas necesidades de los consumidores de una forma simplificada. El consumidor ve el certificado, sabe que implica cumplir ciertos requisitos, y entiende que detrás existe un proceso para validar el cumplimiento de esos requisitos.

La industria de la moda mueve miles de millones de euros y emplea a millones de personas en todo el mundo. Existen miles de marcas que producen quintillones de piezas cada año. Se pueden fabricar piezas de ropa y calzado de cientos de materiales distintos, que se pueden combinar para obtener variaciones incontables. La industria de la moda empieza en el campo, cultivando y cosechando materiales, y termina cuando la prenda es descartada en un contenedor de reciclaje.

Todos estos miles de actores participando y queriendo sacar rentabilidad generan una cantidad de información imposible de asimilar para el ciudadano, que a menudo tiene exigencias más o menos concretas sobre lo que quiere comprar. Para intentar facilitarle la vida al ciudadano, y también, no nos engañemos, para ganar dinero, surgen los certificados y las normas de calidad.

En principio, el único objetivo de un certificado o una norma es garantizar al consumidor ciertas características en los productos y los procesos. Un certificado, per sé, no es bueno ni malo, y no implica que el producto sea mejor o peor. Un certificado es simplemente un documento que asegura ciertas características. Nada más.

Casi siempre, detrás de un certificado, o una norma, existe un consorcio formado por organizaciones y/o empresas con intereses evidentes para que ese certificado, o norma, se convierta en estándar de facto, que no de iure (de ley). A veces existe ánimo de lucro y otras veces no.  Como en todo en esta vida, a veces estos intereses están expresados de forma abierta y honesta, y otras no tanto; a veces existe rigor exhaustivo en el proceso de obtener el certificado y otras veces, el certificado, es simplemente otro producto más que el mercado ofrece, que se puede adquirir, para convencer al consumidor final de algo.

El diablo está en los detalles

Cada certificado es distinto y cada empresa certificadora funciona de forma distinta. El uso de la palabra estándar no implica obligatoriedad y no implica que haya una ley que obligue a usarlo. No existen estándares a la hora de expedir certificados. Cada empresa certificadora define sus propios procesos y requisitos. Cada empresa certificadora define, incluso, la forma en la que se puede expresar, y en la que no se puede expresar, estar en posesión de un certificado. No existen convalidaciones ni conmutaciones en la industria de los certificados, y tampoco se pueden traspasar entre empresas.

Hay certificados cuyo control absoluto queda bajo la empresa certificadora original y hay certificados que se obtienen a partir de terceros que han obtenido el poder certificador de la empresa matriz. Hay empresas certificadoras que incluyen exámenes rigurosos, envío de muestras y visitas a los centros de producción, y hay empresas certificadoras que no van a enviar a nadie ni van a pedir ninguna muestra, y que sólo piden una declaración por escrito de cumplir sus requisitos. Hay certificados que cuestan un dinero al año y hay certificados que se consiguen rellenando un formulario. Hay de todo en la viña del señor y lo que se supone que debe ser una herramienta para simplificar la vida al consumidor, acaba convirtiéndose en otra capa más de información que dificulta el proceso de decisión.

Sí, existe legislación a nivel europeo sobre cómo debe operar una empresa que ofrece certificados o que da validez a cierta calidad en productos y procesos.

¿Qué información puedes encontrar en Brandsbeats?

Todas las industrias cuentan con certificados y normas, y la industria de la moda, obviamente, cuenta con los suyos propios. Hemos hecho un artículo mencionando los certificados más utilizados por las marcas que están en Brandsbeats o, mejor dicho, aquellos certificados que las marcas dicen que utilizan.

Lo puedes ver aquí:

Los certificados más utilizados por las marcas de moda en Brandsbeats

Es probable que existan otros certificados de relevancia, pero que son usados solamente por las grandes marcas, las cuales no incluimos en nuestro buscador.

Nosotros no hemos hecho ningún trabajo relacionado con la validación de certificados. Si la marca dice en su web que posee el certificado, nosotros le añadimos la etiqueta. A veces las marcas simplemente plantan el logo en su web, o hablan del certificado en un artículo dentro de su web, pero no especifican claramente que estén en posesión del certificado.

Me gustaría poder darte datos reales sobre cuantas marcas usan certificados y qué certificados usan, pero no tenemos suficientemente bien clasificadas todas las marcas. Ahora mismo, de las 1300 marcas que tenemos en el buscador, solo 20 tienen la etiqueta de algún certificado.

Sí te puedo dar información sobre las veces que algún visitante de nuestro buscador hace búsquedas relacionadas con certificados, o hace clic en alguno de los enlaces, y por ahora son irrelevantes. Seguramente, en un futuro, con mucho más tráfico, pueda sacar información interesante. Por lo pronto, hemos añadido un enlace directo en el pie de página, a ver si tiene tráfico.

*Imagen de portada: Phil Shaw en Unsplash


Tags:


Compartir: